¿Sabías que la empatía es una de las curas contra la violencia?

Cuanto más empáticos somos, menos posibilidades tenemos de ser violentos. La violencia es incompatible con la empatía, por lo que podríamos decir que la empatía es un inhibidor natural de la violencia.

Luis Moya Albiol, Catedrático de Psicobiología de la Universitat de València, nos explica como prevenir el bullying utilizando como medida la empatía. Según su estudio, las áreas cerebrales que regulan la empatía se solapan en parte con las de la violencia. La activación de esos circuitos cerebrales hacia la empatía, actúan biológicamente como inhibidor de la violencia.

Cuanto más nos ponemos en la piel de la otra persona más difícil es que actuemos o nos dirijamos hacia ella de manera violenta.

Tenemos claro que para prevenir comportamientos de violencia y de acoso, la habilidad que debemos fomentar y potenciar con el alumnado es la empatía.

¿Cómo fomentamos la empatía?

En V-TOOLS recreamos situaciones de acoso o de desigualdad en realidad virtual. Una situación donde existen diferentes roles y puntos de vista: acosadoras/es, consentidoras/es y víctimas. Invitamos a que el alumnado viva y sienta una misma situación desde los diferentes puntos de vista. Sentirse en la piel de otras/os, consigue que llegue a activar su empatía y compasión. Por supuesto, el trabajo no acaba aquí. Una vez que hemos sensibilizado, debemos incitar a la reflexión hacia valores que promulguen la bondad y respeto por los demás.

El objetivo no es generar situaciones de estrés, porque la empatía supone ponerse en el lugar de la otra persona y comprenderla, acompañarla emocionalmente, pero sin sentir malestar o sufrimiento por ello. Debemos distinguirla del contagio emocional que puede suponer sentir malestar o sufrimiento. Por ello, la educación emocional debe formar parte del plan educativo. Las niñas/os que saben modular las emociones de manera adecuada tienen mayor capacidad de empatizar, que las niñas/os que tienen dificultades para regular emociones como la ira o la tristeza.

¡SI NO LO VIVES NO LO SIENTES!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contenidos relacionados